Ofrecen beca doctoral para trabajar en el INTA Castelar

Está destinada a estudiantes graduados o próximos a graduarse en Agronomía, Ciencias Ambientales o afines. Es para trabajar sobre flujos de carbono y agua en ecosistemas agropecuarios.

23 de agosto de 2018, 09:51.

Ofrecen beca doctoral para trabajar en el INTA Castelar

Ampliar imagen


Ofrecen beca doctoral destinadas a candidatos graduados o próximos a graduarse en Agronomía, Ciencias Ambientales o afines, que deseen realizar un doctorado en la Argentina. Tendrán una duración de 60 meses a partir del 1º de abril de 2019. Será para trabajar sobre flujos de carbono y agua en ecosistemas agropecuarios.

Objetivo de la beca

El objetivo general del plan de trabajo es monitorear la dinámica del agua y del carbono en sistemas agrícolas y ganaderos, comparando los bienes y servicios ofrecidos por cada sistema, teniendo en cuenta el manejo y las condiciones ambientales.

Utilizarán datos provenientes de dos torres de flujos turbulentos (Eddy covariance) para monitorear los flujos de agua y carbono. Complementarán esta información con datos meteorológicos, análisis florísticos, datos de sitio e información satelital de manera de hacer un seguimiento en cada sitio. Se buscará modelar la dinámica del agua y del carbono a fin de analizar el impacto que los cambios de uso en el suelo ejercen sobre esas dinámicas

El lugar de trabajo será el Instituto de Clima y Agua, INTA Castelar. Para inscribirse ingresar al siguiente enlace.

Sobre la beca

Los cambios en el uso del suelo son en gran medida responsables del aumento de la concentración de gases con efecto invernadero de la atmósfera. En el actual contexto de cambio climático, el secuestro de carbono en los ecosistemas terrestres se ha convertido en un tema prioritario en las negociaciones internacionales sobre el clima y existe un gran interés en otorgar créditos de mitigación del cambio climático para el uso de la tierra o el manejo de la tierra que resulta en niveles más altos de almacenamiento de carbono. Por otro lado, el impacto de los agroecosistemas sobre la provisión de agua y el mantenimiento de su calidad resulta crucial para asegurar la sustentabilidad. La dinámica del carbono y agua dependen en primer término del tipo de uso de la tierra. De este modo, los sistemas agrícolas y los sistemas ganaderos tendrán dinámicas diferentes y, por lo tanto, diferente impacto en los servicios que brindan. Al mismo tiempo, el impacto de las condiciones meteorológicas y su variabilidad, afectaran de manera diferencial uno y otro uso.

La región pampeana es una de las más productivas de la Argentina. Allí conviven las actividades ganaderas y agrícolas. Predominan en la región las zonas mixtas, donde conviven ambos usos. Los cambios en los precios internacionales de los productos exportables, los costos de los insumos, las políticas gubernamentales y la tradición de los productores modelan los cambios de uso del suelo en esas zonas mixtas. Al mismo tiempo los cambios registrados en las isohietas e isotermas producto del cambio climático actual han propiciado cambios en el uso y en el manejo de los agroecosistemas.