Buscan pasantes para la reforestación del bosque nativo en Mendoza

El INTA Junín solicita estudiantes voluntarios de la FCA para participar en la etapa de vivero. Buscan aliviar las consecuencias del desmonte y revertir esa tendencia y para eso se proponen repoblar con especies nativas.

12 de octubre de 2018, 11:00.

Buscan pasantes para la reforestación del bosque nativo en Mendoza

Ampliar imagen


La plataforma ForestAr 2030 de la Secretaría de Ambiente y Desarrollo Sustentable de la Nación financió proyectos en todo el país en el marco del Plan Nacional de Restauración de Bosques Nativos. Gracias a los fondos que recibió el Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria (INTA) para sus Estaciones Experimentales Junín y Rama Caída se implementaron dos viveros especializados en la producción de plantines forestales.

El proyecto que ya está en marcha en Mendoza cuenta con el acompañamiento de Sebastián Melchor y Mariano Bourguet de la Agencia de Cambio Climático, de la Secretaría de Ambiente y Ordenamiento Territorial del Gobierno de Mendoza, y de Natalia Naves, del Área de Extensión Forestal de la Dirección Nacional de Desarrollo Forestoindustrial para la región Cuyo.

Para aliviar las consecuencias del desmonte y revertir la tendencia se propone reforestar las zonas afectadas con especies nativas. El algarrobo es una de ellas y se impone como una de las mejores herramientas para esa tarea en Mendoza. La especie se adapta a la salinidad y a la escasez de agua.

El algarrobo brinda varios servicios útiles para la producción, como absorber agua de las napas subterráneas, remontando así minerales del subsuelo. Además fija una cantidad importante de nitrógeno mediante nódulos que se forman cerca de sus raíces. Esas capacidades y adaptaciones al secano hacen del algarrobo una especie rústica. Secuestrando carbono en sus tejidos, participa en los ciclos de materiales y flujos de energía propios del ecosistema. Por esas ventajas fueron elegidas las especies Prosopis chilensis y P. flexuosa para la restauración del monte árido.

El objetivo es plantar 50 hectáreas a lo largo de 3 años, unos 10.000 árboles serán el fruto del trabajo en conjunto con el Programa Hacemos Futuro, que pretende incluir socialmente a la gente, brindando capacitaciones teórico-prácticas en vivero.

El vivero está ubicado en la Estación Experimental de Junín, bajo la tutela de Quagliariello y la colaboración de Camille Delaunoy (estudiante de Montpellier SupAgro, Francia). Para esta etapa buscan estudiantes pasantes ad honorem.

Los interesados/as deben comunicarse por mail con Gabriela Quagliarello al correo quagliariello.gaby@inta.gob.ar